Improvisación I

Haz click en play para oir este programa

 

Haz click con botón derecho para bajar este programa.

Siempre lo digo, el jazz es una música de mezclas, es la música que ha permitido que Europa y África se abracen y lo hagan en el nuevo mundo. El jazz es una música con una personalidad propia que contiene, en su más simple aproximación, una amalgama de ritmos africanos con armonías europeas. Pero sobre todo, su sello de identidad más importante es la improvisación. Ese momento sublime que sucede cuando un músico extrae desde lo más profundo del alma aquellas cosas que le resulta imposible expresar con palabras. Esta característica, a la que también se puede denominar creación espontánea en tiempo real,  estuvo presente desde los inicios del jazz, pero es en la era del bebop donde adquirió toda la sustancia necesaria para consolidar la esencia y las bases sobre las cuales se construyó lo que podemos denominar como jazz moderno.

Como dice Félix Amador Gálvez, en la segunda mitad de los años 40, el jazz sufrió la transformación más importante de toda su historia, a los músicos de jazz ya no les interesaba  dirigir sus propias orquestas, les era suficiente formar pequeños grupos que actuaban en los clubs de jazz, tan pequeños y apretados en los que era casi imposible bailar. Fue el comienzo de una revolución y el entierro del swing. El interés por una música que se había consolidado exclusivamente para bailar decayó y la libertad comenzó a reinar en el mundo del jazz. En estos pequeños clubs, se reunían músicos muy distintos a los de las grandes orquestas. En primer lugar, porque no eran profesionales (en el estricto sentido de la palabra) y en segundo porque no tenían miedo a equivocarse, siendo capaces de correr cualquier riesgo relacionado principalmente con la ruptura de las reglas establecidas. Esa ruptura se manifestaba también en la improvisación, Cuando vemos a un músico en trance, con la mirada perdida en el vacío, las manos indagando constantemente una música que no está escrita ni se ha oído antes ni se volverá a oír después, estamos presenciando lo que a lo largo de estas líneas mencionamos y que usualmente se conoce como: la improvisación en el jazz.

A finales del siglo XX, el avance de la ciencia y la tecnología ha podido comprobar que casi la mitad del cerebro de los músicos de jazz se desinhibe, se libera, se abstrae del mundo  para poder improvisar. Después de una exhaustiva investigación y con la ayuda de una máquina de resonancia magnética, profesores de la Universidad John Hopkins, de Baltimore, descubrieron que en el momento del clímax de una improvisación a los músicos se les desactivaba la corteza pre-frontal/dorso-lateral del cerebro, y en general, todas las regiones que fiscalizan la conducta y limitan la espontaneidad. Cuando estos circuitos cerebrales se lesionan pueden producir graves disfunciones en una persona; por ejemplo, pueden ser el origen de comportamientos psicopáticos, con total ausencia de emoción e indiferencia ante los efectos que puedan provocar sus actos. El jazz es una forma de arte fantásticamente individual. Cuando un músico improvisa, la música que produce tiene siempre un estilo característico que suena sólo como música de él, música en la que nos está contando su propia historia, para lo cual derriba todas las barreras capaces de impedir el flujo del futuro y de lo nuevo.

  1. At the Jazz Band Ball – The Original Dixieland Jazz Band
  2. I’ve Got You Under My Skin – Charlie Parker
  3. Come Rain Or Come Shine – Gerry Mulligan
  4. Blue In Green – Miles Davis
  5. Una Muy Bonita – Ornette Coleman
  6. Giant Steps – Michel Camilo Trio
  7. Lost And Found – John McLaughlin
  8. Seven Seas – Avishai Cohen
  9. Mr. Clean – Marcus Miller
  10. Autumn Leaves – Oscar Peterson
  11. Autumn Leaves – Zoot Sims
  12. Body And Soul – Chet Baker
  13. Body And Soul – Billie Holiday
  14. Round Midnight – George Russell Sextet
  15. Round Midnight – Michel Petrucciani
  16. The Windmills of your Mind – Sting
  17. The Windmills of your Mind – Abbey Lincoln



12 Comments

  1. Manu junio 11, 2012 9:44 am 

    Muchas gracias de nuevo por la rectificación, esta vez en radio! El tema ha quedado más que aclarado y cerrado por mi parte. Espero esa ‘La quinta es mi amante’ :)

    Con respecto al tema de la improvisación, aún reconociendo que es la esencia del jazz, yo soy partidario de la improvisación colectiva de los primeros años!

    Saludos

  2. Hector Aguilera S. junio 17, 2012 3:37 pm 

    Nico, estupendo programa sobre la “improvisación” en el jazz. Al respecto creo que el cambio desde la improvisación colectiva a la improvisación individual, provocó una revolución en el jazz, lo cual permitió a los músicos de los estilos tales como el Bop, Cool, Hard-bop, y free jazz, que sus improvisaciones fueran muchas veces creaciones de nuevos temas musicales. En la improvisación individual los musicos se desafían entre ellos lo que provoca un estimulo para que cada uno de ellos quiera hacerlo mejor que el que lo antecedió.
    Saludos

  3. Dr.Krapp junio 20, 2012 8:36 am 

    Ese Seven Seas cada vez que lo oigo me gusta más. Creo que es un disco para oír una y otra vez. Lo demás está estupendo como siempre. La improvisación es el principio rector de esta música aunque a veces te llevas alguna sorpresa: lo que piensan que es improvisado es espontáneo y viceversa.

  4. nico junio 22, 2012 9:02 am 

    La improvisación le brinda al jazz una espontaneidad y vitalidad que la diferencian profundamente de otras músicas Héctor. Por otra parte, la sonoridad y la manera de frasear que le imprimieron al jazz los maestros del bebop permitió de ahí en adelante plantear una propuesta de individualidad en la que los músicos ejecutantes tienen un sello propio y único. Gracias por tu visita.

  5. nico junio 22, 2012 9:07 am 

    Krapp, una vez más estoy absolutamente de acuerdo contigo con relación a que la improvisación es el núcleo del jazz, y esa última frase en la que planteas ese círculo virtuoso me hace pensar que aún debemos profundizar mucho más al respecto. Un gran abrazo.

  6. nico junio 22, 2012 9:14 am 

    En esa Quinta es mi amante que planeamos hacer conjuntamente podremos dar rienda suelta a nuestras opiniones con respecto a ese momento mágico llamado improvisación. Gracias por tu visita Manu.

  7. Ernest Margi febrero 9, 2013 6:20 pm 

    Generalmente no acostumbro a encontrar a gente que no toque y tenga una visión tan clara de lo que pasa en la mente de los músicos cuando estamos en plena improvisación. Sí, me he encontrado algunos ejemplos en ocasiones, pero todo en un sentido más astracto, incluso poético.

    Tu blog ha sido una de las sorpresas más agradables en estos últimos tiempos, sin lugar a dudas. Voy a seguir perdido entre sus páginas, por un buen rato. Muchísimas gracias.

  8. Ernest Margi febrero 9, 2013 6:37 pm 

    A todas estas, te dejé una reseña en mi página. Abrazos.

  9. Chelo García febrero 12, 2013 4:35 pm 

    Me ha gustado mucho el retrato de Poinciana, una mujer a la que acabo de descubrir , pero que ha despertado en mi un admiración total.
    Quisiera saber más acerca de esta mecenas misteriosa y de vida intensa donde las haya, con que solo el 50 por ciento de lo que se cuenta sobre ella sea cierto tenemos aqui a una súper-mujer. Madre mía: madre de 5 hijos y amadrinando a personajes de la talla de Thelonious o Parker. Os imaginais??

  10. Chelo García febrero 12, 2013 4:38 pm 

    Claro que cuando digo Poinciana, me refiero a Panonica…se entiende.

  11. nico febrero 15, 2013 10:26 am 

    Ese tipo de personajes son fundamentales para el fortalecimiento de cualquier arte Chelo. Si quieres saber más sobre esa maravillosa mujer te recomiendo un libro titulado Nica’s Dream: The Life and Legend of the Jazz Baroness. También hay otro que muestra las fotos que tomó la Baronesa a maestros del jazz y además les pregunto cuales serían suys tres deseos más ansiados, este libro se llama Three Wishes: An Intimate Look at Jazz Greats. Saludos.

  12. nico febrero 15, 2013 10:28 am 

    Gracias por tus comentarios Ernest, espero que el hallazgo de la quinta disminuida te permita disfrutar de esta música sin complejos para oídos sin prejuicios. Saludos desde la capital más cercana al cielo.

Me interesa tu opinión