La Quinta Disminuida

Tag: Cannonball Adderley

Grandes encuentros en el Jazz

por a las ene.09, 2012, en La Quinta en la Radio, Músicos

Haz click en play para oir este programa

 

Haz click con botón derecho para bajar este programa.

Revisando el listado de los 234 programas con los que cuenta en su haber la quinta, descubrí este que aún no había subido al blog y que se transmitió un 22 de enero de 2009. Un programa en el que seleccioné temas referidos a algunos de los grandes encuentros que se dieron en el jazz, donde cada músico aferrado a su instrumento entabla una conversación-lucha-romance con algún colega. El primer encuentro seleccionado, es el resultante de una presentación que dieron Charlie Parker y Chet Baker, la noche del lunes 16 de junio de 1952 en el club Trade Winds, un local de ambiente polinesio, situado en un suburbio de Los Ángeles llamado Inglewood. Allí, además de los conciertos regulares, se organizaban jam sessions los lunes por la noche. En esa época, la Costa Oeste era un hervidero de locales de jazz, lo cual movió a Charlie Parker, que atravesaba una temporada problemática, a darse una vuelta por aquellos lugares, difundiendo su evangelio musical. A su llegada a Los Ángeles, Parker comenzó a buscar músicos con los que tocar. Chet Baker, que acababa de terminar su servicio militar y era todavía un desconocido, lo recuerda de este modo:

En aquella época, yo vivía en Lynwood, California. Estaba en casa mientras, mi mujer trabajaba en una tienda de ropa, y una tarde, al regresar a casa, me encontré un telegrama que decía que Bird estaba haciendo audiciones para conseguir un trompetista en el Tiffany Club, así que salí corriendo para allá. Cuando llegué al club, todos los trompetistas de L.A. estaban allí. Cuando me llegó el turno, toqué dos temas y Bird paró la audición y me contrató de inmediato. Yo tenía 22 años en aquel momento.

Charlie Parker quedó impresionado por el joven Baker, y parece que telefoneó tanto a Miles Davis como a Dizzy Gillespie y les dijo:

Les cuento que hay por aquí un tipo blanco que les va a dar muchos problemas.

Otro memorable encuentro fue el que liberaron Dizzy Gillespie y Stan Getz, en diciembre de 1953 con un Gillespie de 36 años en la cúspide de su carrera coronado como el rey del Bebop y un Stan Getz con 26 años, abanderado de las corrientes de la Costa Oeste y el Cool Jazz, ustedes ya se podrán imaginar esta mezcla entre las frases frenéticas y nerviosas del Bop contenidas por el ronroneo suave del saxo tenor de Getz, que por momentos sigue la marcha rápida de la trompeta de Dizzy.  Y no olvidemos el maravilloso encuentro entre dos gigantes que se dio cuando se supo que Clifford Brown y Max Roach grabarían juntos. Este sacudió a músicos, fanáticos y a toda la crítica del jazz. Dos de los músicos más respetados del Bebop, se juntaron en 1955 para grabar el álbum que no necesitaba un título específico,ya que al leer “Clifford Brown and Max Roch” uno sabía lo que podía esperarse. Max Roach fue el que convirtió a la batería en un instrumento solista liberándolo de su rol como instrumento de acompañamiento. A diferencia de otros músicos, su aporte a la evolución del jazz no se limitó a un periodo específico. Impecable como acompañante, Roach participó en las sesiones más notables de Bop con Charlie Parker y Theloniuos Monk, así como en las grabaciones de la orquesta Capitol con la que su amigo Miles Davis sentó las bases del Cool a fines de los cuarenta. Sin embargo, sería en la década siguiente que sus inquietudes lo llevaron a constituir un excepcional quinteto con el trompetista Clifford Brown con quien  inauguró la vertiente del Hard Bop fijando un nuevo derrotero creativo para el jazz. La carrera de Clifford Brown, se trunco en 1956. Un accidente automovilístico se lo llevo de este mundo a la corta edad de 25 años, convirtiéndose en una de las más grandes tragedias de la historia del jazz. Brown, a pesar de su corta carrera de no más de cinco años, generó una producción discográfica que está entre las joyas más preciadas de la historia del jazz en general y de la trompeta en particular.

 Estos y otros encuentros son la medula de este programa que hoy comparto con ustedes y que espero que disfruten al arrancar este 2012 que seguro que nos regalará otros grandes encuentros en el jazz.

Encuentro Entre Grandes

  •  Irresistible You – Charlie Parker/Chet Baker
  • Exactly Like You – Dizzy Gillespie/Stan Getz
  • Blues Walk – Cliford Brown/Max Roach
  • Straight, No Chaser – Thelonious Monk/Gerry Mulligan
  • Toy – Cannonball Adderley/Bill Evans
  • King of the Road – Jimmy Smith/Wes Montgomery
  • Line For Lyons – Gerry Mulligan/Chet Baker
  • Fly me to the Moon – Frank Sinatra/Tom Jobim

Louis Armstrong & Duke Ellington – The Great Summit

  • Duke’s Place
  • Cotton Tail
  • Mood Indigo
  • Do Nothin’ Till You Hear From Me
  • The Beautiful American
  • In A Mellow Tone
  • Solitude

Encuentro de Miles y sus Discípulos

  • Dig/Watermelon Man
  • All Blues
  • Jean Pierre
5 Comentarios :, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , más...

La Quinta Azul

por a las jul.01, 2011, en La Quinta en la Radio, Músicos

Haz click en play para oir este programa

 

Haz click con botón derecho para bajar este programa.

Cuál es el instrumento predilecto en el jazz? Cuál es aquel instrumento que mejor puede expresar los sentimientos que afloran en una profunda improvisación? Estas preguntas pueden no tener una respuesta absoluta, ya que dependiendo cual sea la intencionalidad del intérprete, el instrumento ideal será aquel que le permita al músico no pensar y solamente sentir. Ese momento mágico que sucede cuando un instrumento musical se funde con uno mismo, convirtiéndose en una prolongación de nuestro cuerpo permitiendo expresar aquello imposible de expresar a través de las palabras.

En la entrada que titulé “Ébano y Marfil” escogí a veinte pianistas que considero fundamentales en la historia del jazz, los primeros diez son auténticos pilares en el desarrollo de este instrumento, todos ellos norteamericanos. Con el objetivo de mostrar que el piano en el jazz tiene grandes exponentes en otros países, los siguientes diez elegidos tenían su origen en otras culturas, pianistas italianos, franceses, cubanos, españoles y otros tantos completaban la lista.

El texto que iniciaba esa entrada, pertenece al libro “El Jazz, de Nueva Orleans a los años ochenta de Joachim E. Berendt que en uno de sus capítulos plantea:

“Al comenzar la historia del jazz con el ragtime y por ser éste en sus inicios un estilo de interpretación pianística, puede decirse que el jazz comienza con el piano. Por otro lado, las primeras bandas que recorrían las calles de Nueva Orleans no tenían piano, aunque sólo fuese por la imposibilidad de andar cargando con uno, pero ante todo porque el piano no permite la formación del sonido que a los antiguos “sopladores” hot les parecía imprescindible.”

El Dr. Krapp de la Sinfonía Azul, hizo un comentario en esa entrada que planteaba lo siguiente:

“A mí el jazz siempre me ha entrado a través del piano. Nunca he tenido esas querencias absolutistas por los que llamas “sopladores”. Es el instrumento por excelencia y el que configura mejor la personalidad de los músicos. Hay muchos saxofonistas que suenan o mejor dicho que intentan sonar como Charlie Parker o Coleman Hawkins pero cuantos pueden sonar como Monk, Ahmad Jamal, Cecil Taylor o incluso Bill Evans por mucho que haya una legión de pianistas a los que se les proclama sus herederos.

A lo que la quinta disminuida respondió:

“Sin lugar a dudas que el piano tiene un lugar supremo en el jazz, antes, ahora y siempre Doc. Pero también estoy convencido de que los instrumentos que son una prolongación de nuestro aparato fonador, permiten un nivel de expresividad inigualable, y… tú ya sabes Krapp, que de todos ellos me quedo con el saxo tenor. Me animo a hacerte una propuesta; tú eliges diez de tus temas preferidos en versión de piano y esos mismos temas yo los elijo en algún instrumento “soplador” y armo un programa con esos veinte temas. Aceptas? Espero tu lista.

Ese es el origen de la entrada de hoy, un mano a mano bordado junto a Krapp, que a pesar de los miles de kilómetros que separan a la quinta de la sinfonía, es posible gracias a que las distancias de hoy en día se pueden acortar con un simple “click” pero sobre todo, porque las pasiones no tienen límites ni fronteras.

  1. Flying Home -Art Tatum
  2. Flying Home – Sonny Stitt
  3. Little Girl Blue – Oscar Peterson
  4. Little Girl Blue – Chet Baker
  5. Lullaby Of Birdland – Ahmad Jamal
  6. Lullaby Of Birdland – Lester Young
  7. But Not For Me – Erroll Garner
  8. But Not For Me – Joe Henderson/Nat Adderley
  9. Viper’s Drag – Fats Waller
  10. Melancholy  Mood – Horace Silver
  11. Willow Weep For Me – Cannonball Adderley
  12. Peace Piece – Bill Evans
  13. Stella By Starlight – Miles Davis
  14. Misterioso – Thelonious Monk
  15. Drifting On A Reed – Coleman Hawkins
  16. G Minor Complex – Lenny Tristano
  17. I Can’t Believe That You’re In Love With me – Charlie Parker
  18. Echoes Of Spring – Willie “The Lion” Smith
  19. I Hear a Rhapsody – Lee Konitz y Michel Petrucciani
9 Comentarios :, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , más...

Tokyo vibrando con el jazz

por a las mar.28, 2011, en La Quinta en la Radio, Músicos

Haz click en play para oir este programa

 

Haz click con botón derecho para bajar este programa.

En estos tiempos estamos sintiendo como el planeta tierra se está manifestando, se está expresando, esta vez en forma de terribles gritos que se expresan en mega-derrumbes, terremotos, maremotos, tsunamis y demás, así como algunos de los regalos de la naturaleza se presentan de manera conmovedora, obsequiándonos maravillosos amaneceres, puestas de sol nostálgicas y lunas llenas brillantes, también hay veces que somos testigos de escenas de destrucción, llanto y dolor como las que observamos aquí en La Paz en los derrumbes que acabaron con varios barrios de la ciudad, dejando a mucha gente sin techo, sin trabajo y sin comida. En estos días también estamos siendo testigos de la furia de la naturaleza a miles de kilómetros de distancia de nuestra ciudad, al ver en la televisión y en los medios escritos,  las terribles escenas de destrucción en el Japón. Destrucción de ciudades enteras, miles de muertos, miles de heridos y miles de desaparecidos. Pero además, la incertidumbre ambiental que generan las explosiones de las plantas nucleares, que colocan en situación de alerta a todo el planeta. Pese a los esfuerzos del gobierno nipón en transmitir mensajes tranquilizadores, todos seguimos con la preocupación de la creciente amenaza que podría significar el incremento en los niveles de radiación. Los intentos por frenar con helicópteros hidrantes el incendio desatado en el reactor 4 de la central de Fukushima 1, fracasaron. La radioactividad lo impidió. Y las autoridades temen no poder controlar el continuo incremento de los niveles del peligro nuclear. Los índices “aumentaron bruscamente” informó el portavoz del gobierno, Yukio Edano. Nos sorprendimos también cuando el emperador Akihito dio un mensaje a través de la televisión, en el que manifestaba: “Espero sinceramente que podamos impedir que la situación empeore”.

En esta sesión, quiero compartir con ustedes algunos de los mágicos y memorables momentos que surgieron de conciertos de jazz en Tokyo. El pueblo japonés se caracterizó siempre por una apertura y un apoyo a las manifestaciones culturales vinculadas a la música. En el ámbito del rock, uno de los  discos imprescindibles, y posiblemente una de las mejores grabaciones de un concierto en vivo corresponde al conocido “Made in Japan” de Deep Purple. En el jazz Tokyo es un destino obligado, por eso aprovecho este espacio en el éter y en la bloggosfera, para enviar a toda la gente que ha sido golpeada por la furia de la naturaleza una vibración positiva y para ello recurro a la magia que generaron algunas de las muchas presentaciones de músicos de jazz en el Tokyo.

  1. Nippon Soul -Cannonball Adderley Sextet – Nippon Soul
  2. Walkin’ – Miles Davis – Miles In Tokyo
  3. Morning Glory – Bill Evans – The Tokyo Concert
  4. Misty – Sarah Vaughan – Live In Japan
  5. A Remark You Made – Weather Report – Live In Tokyo 1968
  6. The Shadow Of Your Smile – Art Pepper – Art Pepper Live in Tokyo ’79
  7. Liberty City – Jaco Pastorius – Twins I & II Live in Japan
  8. All Or Nothing At All – Frank Sinatra – Sinatra in Japan
  9. With A Song In My Heart – Chick Corea – Live From Blue Note Tokyo
  10. No Blues – John McLaughlin Free Spirits – The Free Spirits Tokyo Live
  11. Never let Me Go – Keith Jarrett Trio – Tokyo ’96
  12. So What – Michel Petrucciani – Trio In Tokyo
  13. Things Behind The Sun – Brad Mehldau – Live In Tokyo
  14. Este Seu Olhar – Joao Gilberto – Joao Gilberto In Tokyo
  15. Inori – Pat Metheny Group – Day Trip In Japan
12 Comentarios :, , , , , , , , , , , , , , , , más...

Un ritmo fascinante

por a las oct.07, 2010, en La Quinta en la Radio, Músicos, Personajes del Jazz

Haz click en play para oir este programa

 

Haz click con botón derecho para bajar este programa.

Más  de setenta años después de su muerte, se lo sigue admirando por la notable vitalidad, el dinamismo y la riqueza de su personalidad. Su música se aprecia y celebra como si no hubiese sido tocada por la tragedia de su temprana muerte. Entre sus admiradores se cuentan los músicos, especialmente los compositores y los pianistas que poseedores de una educación académica que nuestro personaje de la sesión de hoy nunca tuvo, se sienten cautivados por sus rasgos melódica, rítmica y armónicamente personales e inventivos, que lo convierten definitivamente en el “el gran compositor estadounidense”. Este mérito lo logró en las escasas dos décadas de su vida profesional.

La sesión de hoy estará dedicada al gran compositor norteamericano Jacob Gershovitz, hijo de una familia de inmigrantes rusos de origen judío, más conocido como George Gershwin.

George Gershwin nació en Brooklyn, Nueva York, el 26 de septiembre de 1898. Su padre, Morris Gershovitz, había nacido en San Petesburgo, ciudad que dejó en algún momento de la década de 1890 para evadir el servicio militar en el ejército del zar. Inicialmente era diseñador de “cañas elegantes” para zapatos de mujer. La madre de Gershwin, Rose Bruskin, también de San Petesburgo, era la hija de un peletero. La pareja de Morris y Rose tuvo cuatro hijos, el mayor Ira, el segundo George, el tercero Arthur y la menor llamada Francis. Los dos mayores Ira y George formarían una de las duplas más importantes, en la que Ira escribía la letra de las canciones y George la música. El talento de George para la música se manifestó a temprana edad, cuando, mediante un voluntarioso aprendizaje autodidacta, aprendió a tocar el piano. Ante su entusiasmo, su padre decidió hacerle estudiar con un profesor, Charles Hambitzer, quien le descubrió el mundo sonoro de compositores como Liszt, Chopin o Debussy. Los referentes de Gershwin en aquellos primeros años fueron Irving Berlin y Jerome Kern, compositores de musicales de Broadway de la época. Su gran sueño era el de triunfar como compositor en las salas de concierto. En la sesión de hoy, escucharemos las composiciones de Gershwin en el abanico más amplio posible, con grabaciones que van desde el año 1927 hasta las más actuales, en todo tipo de formatos, vocales e instrumentales.

La lista de temas que son parte de esta sesión de La Quinta Disminuida es la siguiente:

  1. Someone To Watch Over Me – Oscar Peterson y Ella Fitzgerald
  2. Fascinating Rhythm – Dave Gruisin
  3. S’Wonderful – Joao Gilberto
  4. Rhapsody in Blue – George Gershwin
  5. Rhapsody in Blue – Cachao
  6. Rhapsody in Blue – Deodato
  7. Rhapsody in Blue – Hadrien Feraud
  8. Rhapsody in Blue – Art Blakey
  9. That Certaing Feeling – George Gershwin
  10. Who Cares? – Cannonball Adderley
  11. I’ve Got a Crash On You – Frank Sinatra
  12. I Got Rhythm – Tony Bennett
  13. A Foggy Day – Louis Armstrong y Ella Fitzgerald
  14. My One And Only Love – John Coltrane y Johnny Hartmann
  15. The Man I Love – Herbie Hancock y Joni Mitchell
  16. Porgy (I Loves you Porgy) – Bill Evans Trio
  17. Buzzard Song – Miles Davis
  18. Summertime – Ray Charles y Cleo Laine
4 Comentarios :, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , más...

El maestro vienés de los teclados

por a las ago.10, 2010, en La Quinta en la Radio, Músicos

Haz click en play para oir este programa

 

Haz click con botón derecho para bajar este programa.

Joe Zawinul fue uno de los músicos de jazz más influyentes del siglo XX, fue pionero en el uso de instrumentos electrónicos y quizás el primero en usar un piano eléctrico. Sus primeras grabaciones, sin embargo, y sus participaciones como acompañante fueron con el piano acústico y bajo esquemas vinculados al “jazz standard”.

La sesión de hoy estará dedicada íntegramente a este gran músico, pianista, tecladista y compositor, nacido en Viena un 7 de julio de 1932 y fallecido el 11 de septiembre de 2007.

La historia comenzó cuando, un día de esos, en los que por instantes la magia se apodera de nuestras decisiones, Joe leyó un anuncio en una de las pocas revistas especializadas en jazz que llegaban a Viena. Se anunciaban becas de estudio en la prestigiosa Berklee School of Music, en Boston; sin más, envió su solicitud y fue admitido. Fue así que un 2 de enero de 1959 tomó un barco que después de cinco días de viaje a través del Atlántico, lo llevó al nuevo mundo. Una pequeña maleta, su beca de estudio y 800 dólares en el bolsillo era todo lo que llevaba. “Sabía que no iba a ser fácil, no tenía parientes y no conocía absolutamente a nadie en Norte América”, comentó años después. Al llegar a Nueva York, una de sus primeras paradas fue en el famoso club Birdland, lugar que se convertiría en su primera imagen del jazz en esa ciudad. A partir de ese momento el Birdland tuvo un significado especial que lo acompañaría a lo largo de su vida. No sólo era un símbolo de su llegada al corazón del jazz, sino que además fue ahí donde conoció a su esposa, Maxine, con quien compartiría más de 40 años de matrimonio y la crianza y educación de tres hijos, Anthony, Erich e Iván.

Su estadía en la escuela de Berklee fue breve, pues comenzó a trabajar en el ambiente jazzístico acompañando al trompetista Maynard Ferguson y a la cantante Dinah Washington, aunque fue en el otoño de 1961 que su toque al piano encontró un asidero, al unirse a una figura fundamental, como era Cannonball Adderley, el saxofonista con el que permaneció durante casi diez años.

La relación entre Cannonball Adderley y Joe Zawinul fue muy fructífera, no sólo en el plano musical, sino también en el personal. Fue una relación que se fortalecía por los constantes viajes que el grupo realizaba para sus presentaciones dentro los Estados Unidos de Norteamérica, que normalmente hacían en automóvil. Zawinul comentó cierta vez: “como yo era un inmigrante, Cannonball era mi familia, él fue mi padrino de matrimonio, les regaló bicicletas a mis hijos, era un gran amigo… en verdad era más que un amigo… era como un hermano para mí, años después de su muerte, siempre hablo de él con mi esposa… casi todos los días”.

Su crecimiento y desarrollo como un verdadero solista comenzó por el año 1967, período en el que el sonido de Zawinul ya desprendía rasgos de un aire absolutamente personal. Esto, junto a un perfeccionamiento de su técnica bajo el tutelaje de Raymond Leventhal,  quien lo embarcó en una rigurosa práctica, convertiría a Zawinul en un intérprete reconocido en todo tipo de música. Leventhal comentó que su discípulo estaba preparado para encarar cualquier obra de la música de tradición escrita, desde Bach hasta Rachmaninof.

El reconocimiento que Zawinul comenzó a adquirir en el mundo musical llegó a los oídos de Miles Davis, quien además estaba intrigado por el sonido del piano eléctrico, que Zawinul dominaba. Miles asistió a varias presentaciones y conciertos del grupo de Cannonball para oír cómo se adaptaba el sonido de un piano eléctrico, al saxo y a la trompeta y llegó al absoluto convencimiento de que el camino que quería seguir era el eléctrico. Fue así que a finales de los años sesenta comenzó a imaginar el nuevo sonido de su música.

A Miles, sin embargo, no solamente le interesaba el sonido de Zawinul en el piano eléctrico, también admiraba su estilo de composición, por lo que en el invierno de 1968 lo invitó a formar parte de su banda, que sería la responsable de plantar las semillas que iniciarían el camino del jazz-rock, con obras del tamaño de In a Silent Way y Bitches Brew.

Luego de ese periodo fundamental para su carrera y para el jazz, en general, Joe Zawinul formó uno de los grupos más importantes del jazz-rock como fue Weather Report, para reinventarse después con el Zawinul Syndicate y desarrollar una carrera solista que logró sorprender en cada disco que llegó a editar.

Nuestro viaje comienza en 1958 y termina en 2007, a lo largo de diez y ocho estaciones, siempre con Jozy en las teclas.

  1. Easy Leaving
  2. Come On Home
  3. Scotch And Water
  4. Come Sunday
  5. Mercy, Mercy, Mercy
  6. The Soul Of a Village
  7. In a Silent Way
  8. His Last Journey
  9. Eurydice
  10. Black Market
  11. Birdland
  12. They Had A Dream
  13. Slivovitz Trail
  14. Mountain Waters
  15. Three Postcards
  16. Two Lines
  17. Night Passage
  18. Orient Express
6 Comentarios :, , , , , , más...

Buscas algo?

Utiliza este formulario:

No encuentras lo que buscas? Deja tu comentario en algún artículo!

Administración